Advertencia

Este blog está dirigido a un público adulto y puede contener textos o imágenes de carácter sexual y/o erótico, o resultar ofensivo para determinadas creencias o estándares morales.

24 de febrero de 2007

Televisión



Juan G. y Marga M. habitan en una ciudad cualquiera de nuestro continente occidental. Juan G. y Marga M. ya no hablan. La rutina del trabajo de cada uno, las preocupaciones de su existencia diaria. Su propia vacuidad cubierta por esos inmensos espacios de televisión. Telediario en el bar a la hora de comer, prensa del corazón en su casa a la hora de la cena. Noticias y programas donde nos ordenan cómo y qué pensar, el niño en la Play.
Juan G. y Marga M. han olvidado que existe algo más, que todavía pueden vivir sin rellenar ese vacío con la programación que alguien ha comprado. Han olvidado que todavía pueden explorar cada nuevo segundo, respirando el aire que sale de sus bocas. Hablando, escribiendo, corriendo, follando, matando esa televisión que opina por ellos.
No es que se rompa su unión, es que se rompen ellos ¿Ellos? Juan G. y Marga M. sois tú y ella, tú y él, y tú también, y nosotros.
Quitaos el velo de vuestro rostro.
Por la noche tenemos Luna.


Lee este post escuchando...

13 comentarios:

Wilde dijo...

así es!, dice una cita que leí por ahí: No muere el amor, morimos nosotros mismos...

Y esa luna es muy variante cada noche... profundizar en las cosas...

buen post balanegra!

1 saludo

Cosichka dijo...

Mucha gente se deja invadir en su esfera más íntima por un elemento extraño a sus vidas: la televisión. Algo que irrumpe en tu casa sin pedirte permiso y a través del cual entran la violencia, palabras vacías o simplemente estupideces huecas.
Entretanto, pierden un tiempo precioso que podrían compartir con otros (pareja, hijos, compañeros de piso...). Pierden amor, palabras llenas de significado y momentos de plenitud que no volverán a repetirse.
En definitiva, pierden parte de su vida. Y lo peor es que no se dan cuenta.

Kurtz dijo...

Así es. Nos dejamos atrapar por la televisión y olvidamos que existe un mundo (a veces más real) fuera del aparato. Cada vez nos estamos individualizando más y se nos está controlando más.
Saludos.

Wilde dijo...

Esa cabecera es la mejor de todas!

Cosichka dijo...

totalmente de acuerdo, letras desasosegantes....

BalaNegra dijo...

Gracias.
Bueno, en el blog de Wilde ya quemé la televisión.
No quiero caer en la tentación fácil de demonizarla. Como todo canal de información (incluido internet, y este u otros blogs) lo único que hay que hacer es extraer de ella lo que nos interesa... pero eso sí, con mucho cuidado, porque lo que porta puede estar infectado.
No olvidemos que la tele nos sume en un estado absolutamente pasivo, y eso es lo que le interesa a nuestros "dirigentes".
A finales del siglo XIX decía Marx que "la religión es un opio para el pueblo". A finales del XX / principios del XXI, yo diría que "la televisión es un opio para el pueblo", y quienes lo tienen que saber, puedo asegurar que lo saben.

OhLoto! dijo...

Cierto, Balanegra, y si de noche tenemos "MOON Safari" de Air, y un buen equipo de música.................... :*

Elbereth Gilthoniel dijo...

Hace tiempo que no enchufo la televisión, a Wilde ya se lo comenté, es nociva.

Fue una decisión que no tuvo nada de espontánea.

Me gusta tu blog.

BalaNegra dijo...

ohloto! Esa música me transporta a buenos momentos, en qué estarás pensando...

BalaNegra dijo...

Gracias Elbereth, no conocía tu blog, le he echado un vistazo y la verdad es que a mí también me gusta bastante.
Curioso que tengas una entrada dedicada a Pavese, es el autor de uno de mis poemas favoritos.
Me he reído con tu última entrada.

OhLoto! dijo...

Balanegra, tan buenos momentos que sería un sacrilegio poner ese disco en presencia de terceros!!

Pues yo sí que veo la tele, es una anestesia genial a partir de las 10 de la noche... No me linchéis a la salida, por favor, XD

BalaNegra dijo...

XD, Yo no estoy en contra de ver la tele, hablo de rellenar nuestro vacío interior, o el de nuestra relación con algo que tiene detrás tantos intereses como la tele. Nos la disfrazan de entretenimiento para vendernos la realidad que quieren y que les interesa.
Además, la televisión nos aliena, nos vuelve absolutamente pasivos. Los personajes de mi relato han perdido algo maravilloso porque el tiempo que podían haber empleado en recuperarse lo emplearon en... nada!
Pero esto no se contradice con que nos "desenchufemos" de la realidad diaria viendo la tele :)
¿Me estaré volviendo un friki? XD

OhLoto! dijo...

Friki?? Nooooooo................ XD